Un proyecto para que sordo-ciegos puedan «ver» fútbol

«Fútbol con la Piel» es una iniciativa que busca que sordo-ciegos puedan disfrutar de un partido de fútbol en vivo y en directo. Como toda gran iniciativa, lleva detrás una gran historia. César Daza es fanático de Independiente de Santa Fe y, como cada fin de semana, se acercó al Campín de Bogotá para ver el partido que su equipo disputaría con América de Cali. En un momento, se produjo un disturbio en una de las hinchadas y vio cómo los hinchas del contrario fue arrojado desde el primer piso de la Tribuna Sur y perdió la vida.

Después de presenciar ese hecho, Daza tomó una decisión trascendental: no volver a pisar un estadio nunca más en su vida. Lo que no imaginaba es que el destino lo llevaría a conocer a una persona que torcería esta decisión.

Daza creó Fundación Sin Límites en 2015, una entidad sin fines de lucro cuyo fin es conseguirle trabajo a personas con discapacidad auditiva y visual.

En una de sus reuniones, conoció a José Richard, un fanático de Millonarios, equipo contrario al suyo. Richard nació con Síndrome de Usher, una enfermedad que lo dejó sordo a los 9 años y ciego a los 15.

«Nos hicimos muy amigos. Él siempre quiso ir a un estadio y ahí, cuando apareció la necesidad, encontramos una solución. Él me dijo: ‘por qué no me interpretás un partido con una tabla'», dijo Daza a Cadena 3. Y agregó: «En ese momento, comienza una amplitud de ideas y de preguntas impresionante. Entonces tuve que sentarme a estudiar un partido de fútbol y a aprender las diferentes señas para un gol, un penalti, etc. Ahí surge la idea de Fútbol por la Piel».

La primera vez que José y César fueron a un partido juntos fue el 9 de julio de 2017 cuando Tigres se enfrentaba a América de Cali. José se sentó de espaldas y César -su intérprete- de frente a la cancha. Tomándole las manos a su amigo, César comenzó a interpretar sobre una tabla de madera todo lo que iba sucediendo en el campo de juego.

«Si hay una falta toco su mano de una forma y sabe que hay una falta; cuando con mi dedo índice y gordo hago un círculo, significa que es un tiro de esquina. Está la señal del tiro de esquina, del penal, del gol, incluso cuando dos jugadores corren detrás del balón o si la pelota está en el aire», explicó Daza.

«Nos hicimos muy amigos. Él siempre quiso ir a un estadio y ahí, cuando apareció la necesidad, encontramos una solución. Él me dijo: ‘por qué no me interpretás un partido con una tabla'», dijo Daza a Cadena 3. Y agregó: «En ese momento, comienza una amplitud de ideas y de preguntas impresionante. Entonces tuve que sentarme a estudiar un partido de fútbol y a aprender las diferentes señas para un gol, un penalti, etc. Ahí surge la idea de Fútbol por la Piel».

La primera vez que José y César fueron a un partido juntos fue el 9 de julio de 2017 cuando Tigres se enfrentaba a América de Cali. José se sentó de espaldas y César -su intérprete- de frente a la cancha. Tomándole las manos a su amigo, César comenzó a interpretar sobre una tabla de madera todo lo que iba sucediendo en el campo de juego.

«Si hay una falta toco su mano de una forma y sabe que hay una falta; cuando con mi dedo índice y gordo hago un círculo, significa que es un tiro de esquina. Está la señal del tiro de esquina, del penal, del gol, incluso cuando dos jugadores corren detrás del balón o si la pelota está en el aire», explicó Daza.

En ese primer partido, muchos espectadores se detuvieron a mirarlos y hasta uno logró captarlos con su teléfono celular. Las imágenes se hicieron virales y mucha gente se interesó por el proyecto «Fútbol en la Piel».

«Teníamos 20 mil ojos encima de nosotros. Se volvió viral en muchos países y ahí empezamos a desarrollar la campaña del proyecto. La idea es que entiendan que la discapacidad no está en no ver o no escuchar, sino en el corazón», expresó.

Desde que comenzó el proyecto, muchos se acercaron y comenzaron a colaborar para la iniciativa. Hace algunos días, César Daza viajó a México e hizo la trasmisión de un partido en el Estadio Azteca.

En los próximos días podría llegar a la Argentina y hacer lo mismo con un hincha de River.

«Hay una persona que no ve y no escucha y que quiere ir a un estadio. Esto es lo que nos mueve a tocar puertas. Es una acción muy costosa y estamos buscando recursos. En este momento, no tenemos patrocinadores, ni federación. Casi todas las acciones que hemos llevado adelante han sido a través de recursos propios. Requiere de mucho esfuerzo y sacrificio», dijo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *